Laboratorio

Realizamos extracciones de sangre para análisis clínicos y bioquímica sanguínea en general

Los exámenes de laboratorio que requieren muestras de orina, heces y secreciones o excreciones corpóreas pueden recogerse en la propia residencia del paciente, o bien en nuestra centro veterinario, realizada por un profesional.

Algunos parámetros son determinados en nuestro laboratorio y otros son derivados a centros de análisis especializado. Los resultados de los exámenes se envían por e-mail a nuestro centro y luego se dirigen al tutor.

La salud de su mascota es muy importante para nosotros y creemos que la evaluación clínica debe ir acompañada en muchos casos de métodos complementarios adecuados para lograr exactitud en los diagnósticos y buenos resultados en los tratamientos instaurados. Si a su mascota le indican análisis clínicos, recomendamos seguir las instrucciones del veterinario para una correcta toma de muestra y así garantizar la calidad de los resultados.

En Centro Veterinario Parque Avellaneda realizamos análisis de sangre, coproparasitología, coprocultivo, serología, cultivos bacterianos, antibiograma, análisis de orina, sedimento urinario, urocultivo, entre otros. Los análisis pueden indicarse en cualquier paciente que el medico considere.

PACIENTES ONCOLÓGICOS

Los estudios de laboratorio son de suma importancia tanto para estadificar al paciente como para definir, junto a otros estudios, el tratamiento adecuado y además para controlar al paciente durante su tratamiento oncológico. Las concentraciones altas o bajas de ciertas sustancias en el organismo pueden ser un signo de cáncer. Por lo que los análisis de sangre, orina o de otros fluidos del cuerpo pueden ayudar a los veterinarios a determinar un diagnóstico. Sin embargo, los análisis de laboratorio anormales no son un signo seguro de cáncer, sólo son una herramienta importante.

Los médicos veterinarios no pueden basarse únicamente en esos resultados para diagnosticar el cáncer. La evaluación del perfil renal y hepático es de vital importancia, por ejemplo, para calcular la dosis a emplear en quimioterapia o determinar el estado de ese paciente al momento de ingresar a cirugía. Y en caso de ser necesario corregir alteraciones que puedan coexistir, para minimizar los riesgos y optimizar la calidad de vida del paciente.